All for Joomla All for Webmasters
 

Bebés

Bebés

Se conoce como ablactación o alimentación complementaria a la introducción de alimentos diferentes a la leche materna o de fórmula en bebéa a partir de los 6 meses de edad.

El orden y la cantidad en que se le dan los alimentos al niño pueden generar a largo plazo problemas de salud sino no se hace de forma adecuada. Los problemas más comunes son las alergias alimentarias, problemas respiratorios como el asma y algunos problemas digestivos.

Lo recomendado es dar lactancia materna o leche de fórmula exclusiva hasta los seis meses de edad y luego iniciar con la alimentación complementaria. Antes de este periodo, se justifica el consumo de alimentos diferentes a la leche materna o de fórmula, si el crecimiento o bien el aprovechamiento de la leche por parte del bebé no es adecuado.

CONSIDERACIONES IMPORTANTES

-La leche de vaca no es recomendable ofrecerla durante el primer año de vida.
-El consumo de yogurt no debe ser antes de los ocho meses.
-No ofrecer cereales integrales hasta etapas posteriores, pues su digestión es más compleja.
-Es importante el consumo de agua para mejorar la digestión del bebé, no en edades muy tempranas, ya que su capacidad gástrica es muy limitada.
-El consumo de agua es aconsejable cuando inicia la introducción de proteína.
-Evitar la ingesta de dulces, gaseosas, o alimentos altos en sal ya que no son del todo nutritivos y quitan el apetito.
-El exceso de caldos, sopas, consomés y gelatinas, hacen que el niño quede muy “lleno” y su aportación energética es limitada.

PREPARACIÓN DE LOS ALIMENTOS:

-Hay que lavarnos las manos y lo utensilios que se van a utilizar perfectamente.
-Educar el sabor del bebé, con de una dieta baja en sal limitando los alimentos dulces.
-Las verduras deben cocinarse al vapor y tener una constancia suave.
-Las frutas deben ser crudas, rayadas, suaves y sin semillas.
-Los cereales de acuerdo a suedad, pueden combinarse con agua hervida, fórmula, leche materna, jugo de fruta o frutas rayadas.
-Las leguminosas ( frijoles, garbanzos, lentejas) se deben cocinar, licuar y colar para evitar las cascarillas que pueden causar incomodidad y gases.
-La carne blanca y roja puede combinarse con verduras, cocinándose sin grasa y lo más natural posible.
-Todos los alimentos se deben triturar, al principio de forma homogénea y textura muy fina, pero a partir de los 8 meses hay que prepararlos cada vez más sólidos, con el fin de que el niño se acostumbre a masticar.
-Variar el sabor y la presentación, puede hacer que se tenga una mejor aceptación.

Fuente: Dra. Carmen Lía Azofeifa Arce. CPN- 562-10 para carmenlia.com