All for Joomla All for Webmasters
 

Bebés

Bebés

Estos tips nos ayudarán a que nuestro bebé logre dormir lo mejor posible en los primeros días en su nuevo hogar.

1. Hay bebes que lloran durante unos cinco o diez minutos antes de quedarse dormidos, es decir, se duermen llorando. Estar a su lado, tocarlos, arrullarlos, decirles palabras suaves o cantarles es de gran ayuda.

2. Si la cuna es muy amplia, en los primeros meses los bebés se sentirán perdidos en un espacio tan grande. La podemos calmar fácilmente cosiendo unos cojines grandes a las barras.

3. Durante las tomas nocturnas podemos mantener una luz tenue, para que el bebé vaya notando la diferencia entre el día y la noche.

4. También por la noche hay que cambiarle su pañal cada vez que se ensucie. Si protesta, miremos cómo está, pero tratando de no despertarlo demasiado.

5. Cuando el bebé duerme durante el día, no hay que bajar las persianas del todo ni andar de puntillas por la casa. Es mejor que se acostumbre al nivel de ruido normal del hogar.

6. Cuando dejemos la toma nocturna, es mejor no dormir cerca. Los niños tienen buen olfato, y mientras les llega el olor del pecho será difícil que acepten un «no».

7. A partir de los cuatro meses muchos ya no necesitan la toma nocturna. Ya podemos dormir un poquito más seguido. Sin embargo todos los bebés tienen su ritmo.

8. Los recién nacidos no duermen tanto como los adultos creemos: entre 12 y 18 horas al día. Por lo tanto, es normal que al principio no durmamos ni una sola noche de corrido, pero paciencia que al final todo llega.

9. Los paseos al aire libre a última hora son la fórmula mágica para algunos que tienen problemas de sueño. Evitar jugar y estimularlos en exceso antes de irse a la cuna, porque entonces les será difícil dormirlos.

10. Los rutinas a la hora de acostarlo por la noche son clave para que el pequeño aprenda a dormir a la misma hora. Una canción, más adelante, contarles un cuento en voz bajita les ayudará a conciliar el sueño que tanto necesita.

11. El bebé no dormirá más ni mejor porque nos empeñemos en mantenerlo despierto el mayor tiempo posible durante el día. Todo lo contrario, cuando está demasiado cansado y ha tenido que asimilar muchas emociones a lo largo del día, le suele costar más agarrar el sueño y duerme peor.

12. Algunos niños se asustan cuando los metemos en la cuna fría. Podemos calentarla antes con una bolsa de agua caliente, una manta eléctrica o una pasada con la plancha tibia... Antes de meter al niño, es importante no olvidarnos de sacar de la cuna tanto la manta como la bolsa, y comprobar que no se ha calentado demasiado.

Fuente: serpadres.es