All for Joomla All for Webmasters
 

Bebés

Bebés

No es algo nuevo, pero si una forma de alimentar en crecimiento.

Si tu peque ya tiene 6 meses y estas por entrar a la alimentación complementaría, quizá te interese aplicar la técnica del Baby-Led Weaning, que es una forma gradual y dirigida por ellos de introducir este tipo de alimentación en nuestros peques.

Y es que os bebés son capaces de alimentarse por sí mismos, y quizá te preguntes, entonces cual es el papel de nosotros los padres ante esto.
La respuesta es sencilla. Lo mejor que podemos hacer es poner a su alcance alimentos adecuados a nivel nutricional y variados, para que ellos elijan qué y cuánto comer.

Estas recomendaciones nacen de Gill Rapley, nutricionista y directora adjunta de la Iniciativa de Hospitales Amigos de los Niños (IHAN) de UNICEF en Reino Unido.

Según Rapley, lo ideal es iniciar la alimentación ofreciendo al bebé alimentos de fácil masticado que formen parte de la dieta de los padres. De esta manera, al comer lo mismo, son menos propensos a tener problemas de aceptación de sabores y de texturas con la comida.

Este método busca aprovechar la curiosidad natural de los bebés, su deseo de explorar y experimentar y la capacidad que tienen de imitar a los adultos para que vayan probando diversos alimentos tal y como son.

Así pasar de la leche a la comida se hace de un modo natural, ya que todo sucede al ritmo de los peques y en base a sus capacidades, deseos y necesidades.

Como todo en la vida, este método tiene sus ventajas y desventajas, que es bueno que conozcas para que así decidas si lo aplicaras o no:

VENTAJAS:

Los niños aceptan mejor las diferentes texturas y sabores, tienden a aceptar más alimentos y sus menús son muy similares a los de los adultos. No sólo notan en el sabor, temperatura y textura, sino también en el color, la forma, en qué pasa cuando golpean los alimentos contra la mesa o lo aplastan entre sus manos.

• Comen a demanda, la cantidad que su cuerpo pide y escogen lo que puede aportar más según los requerimientos nutricionales de cada momento. Como es su curiosidad la que les lleva a probar alimentos, ellos deciden qué y cuánto comer, qué les gusta y qué no y se fomenta la autonomía de los bebé.

• Al comer los alimentos por separado, pueden conocer sus características tal cual, así el plátano sabe a plátano, los guisantes a guisantes y la carne a carne. Con las papillas, en cambio, deben asimilar un sabor extraño que quizá no querrán a probar jamás.

• Pueden comer lo mismo que nosotros y acompañarnos en la mesa (sí es que no lo hacen). Así no hace falta cargar con papillas para todos lados, podemos ir como invitados a comer sin tener que preparar nada y en caso de emergencia podemos comprar un plátano o alguna otra cosa.


DESVENTAJAS:

• No todos los alimentos pueden ofrecerse de este modo a los niños. En caso de que el peque requiera algún tipo de alimento concreto (en caso de necesitar una dieta especial por motivos de salud) puedes hacer una papilla en una de las tomas para darle los alimentos necesarios.

• En el caso de bebés sanos, la leche es el alimento principal hasta el año, por lo que no importa demasiado que no coma ciertos alimentos.

• Es una manera de comer sucia, muy sucia. El bebé come con las manos y mordisquea y succiona los alimentos. Por lo que tu peque, la ropa y la silla acaban llenos de comida.

Provoca desconfianza, aunque es normal que a veces hagan alguna mueca de asco e incluso que se atraganten, pues están aprendiendo (también pasa con las papillas, pues son nuevas para ellos), mamás no nos animamos a alimentar a nuestros peques de esta manera. Lo ideal es ofrecer de inicio los alimentos de una manera más fácil y a medida que veamos que están más preparados se les puede ir dando comida más sólida.


Como puedes ver no es un método nuevo, pero si una opción que muchas mamis están empezando a considerar.

Fuentes consultadas: bebesymas.com, babyledweaning.com,