All for Joomla All for Webmasters
 

Bebés

Bebés

El invierno se está acercando, podemos sentir ya los cambios de clima y como el frío no abraza cada día

Como mamás buscamos evitar que nuestro peques se resfríen aunque en ocasiones no tenemos mucho éxito.

Primero que nada recuerda que un resfriado es una infección viral que afecta la nariz, la boca y la garganta de nuestros peques.

Los resfriados suele ser frecuentes y se presentan en promedio de 7 a 12 veces al año en bebés, de 7 a 10 veces en niños y de 2 a 4 veces en adultos, (lo peor que nos puede pasar es enfermarnos todos juntos, lo digo por experiencia).

Los síntomas que pueden avisarnos que nuestro peque esta pasando por un resfriado son:

• Fiebre (temperatura mayor a 38ºC)
• Tos
• Estornudos
• Ojos rojos
• Congestión Nasal
• Cansancio
• Escurrimiento Nasal
• Problemas para dormir

Al ser una infección viral podemos tratar de controlarla en casa con algunos de los siguientes remedios, claro acompañados del tratamiento que el pediatra te haya dado:

1. Unatar VapoRub (hay una versión para bebés “Baby Balm”) en la espalda, pecho y planta del pie ayuda a relajar y al descongestionamiento nasal.
2. Un par de gotas de solución salina (suero o agua tibia con sal) en cada fosa nasal ayudara a destapar la nariz.
3. Utilizar un Humificador ayuda a calmar el escurrimiento y congestión nasal, ayudando a liberar la nariz y dejándolo respirar mejor.
4. Usar una perilla nasal para eliminar la mucosidad, también ayuda mantener limpia su nariz permitiéndole respirar lo mejor posible, hay que hacerlo con la frecuencia necesaria.
5. Mantener a nuestro peque hidratado es muy importante, ofrece sus tomas de leche (materna o fórmula) con la frecuencia habitual y si te es posible ofrécele extras, si ya pasa de los 6 meses, puedes ofrecerle agua o una suero pediátrico de forma adicional.
6. Dormir y descansar lo más que se pueda ayudará a acelerar la mejora de sus sistema inmunológico y su recuperación absoluta.

Si ya tenemos un peque enfermos hay cosas que podemos hacer para prevenir el contagio en los demás miembros de la familia:

• Lavarnos las manos con abundante agua y jabón y aplicar gel antibacterial antes y después de alimentar o cargar al peque.
• Mantener el ambiente de la casa lo más limpio posible
• Mantener al peque alejado de gente que este enferma o hacer que las personas usen cubre boca o eviten las vistas al peque.
• Cubrir la boca y la nariz con pañuelos desechables al toser o estornudar.
• Desinfectar o sanitizar los juguetes, chupones o mordederas del peque.

Por último recuerda que para los bebés es muy fácil resfriarse, así que no te tortures si se enferma y habla con tu médico si te queda alguna duda.