All for Joomla All for Webmasters
 

Bebés

Bebés

Cuando el bebé llega a casa, hay muchas cosas que nos dan miedo y mucho que aprender, una de ellas es el baño del bebé.

Con Angelito, mi mamá fue quien me ayudo a bañarlo las primeras veces, pues a mi me daba mucho temor ese frágil cuerpecito en mis manos mojadas y que se me fuera a resbalar, sin embargo tuve que perder ese miedo y aprender.

Así que hoy les voy a compartir los tips que mi mamá y el pediatra me dieron y los que yo misma he aplicado para bañar a mis pequeños.

¿Listas? ¡Empezamos!

Antes que nada debes saber, que la mejor hora para bañarlo será la que tu decidas, si eliges que sea por la noche, antes de dormir (esto es lo que yo hago),esto lo va a relajar y lo ayudara a conciliar el sueño con mayor facilidad; Si eliges hacerlo por la mañana esto te ayudará a estimularlo, si vas a salir procura bañarlo un par de horas antes, sobre todo en épocas de frío para no exponerlo a cambio bruscos de temperatura.

El lugar que elijas para bañarlo, debe ser un lugar de temperatura cálida y libre de corrientes de aire, cuando son muy pequeños, bañarlo en tina es lo ideal, y ésta debe estar a la altura de la cintura para que no te sientes ni te arrodilles, así estarás en una postura cómoda y sobre todo que te brinde la seguridad que necesitas al sostener a tu peque, ten todo a la mano (toalla, jabón, shampoo, crema, pomada, pañales y ropa).

Prueba la temperatura del agua con la muñeca o el codo antes de meter a tu bebé al agua, el nivel de ésta no debe rebasar los 7 centímetros. Si eliges bañarlo en la regadera no hay problema, use una blusa de tirantes para evitar que se te resvale.

Cuando lo desvistas, aprovecha para revisar que no tenga granitos o inflamaciones o algún otro problema en su piel.

Tómalo firmemente con tu mano izquierda, si eres zurda, tómalo con la derecha, de tal manera que la cabecita no se mueva.

Mételo lentamente su cuerpo al agua para que no se asuste, comienza a echarle agua en la cabecita, sin que le caiga en los ojos, lava su carita con una toallita mojada. Cuando lo talles usa una esponja suave y un poco de jabón para bebé, para no resecar su piel.

Hay que poner mucha atención en la cara, cuello, manos área del pañal, pies, genitales, pliegues detrás de las rodillas y muslos. El ombligo durante los primeros días hay que evitar que se moje durante el baño, puedes darle baños de esponja y limpiarlo con una gasa humeda.

Con mucho cuidado dale la vuelta para poder limpiar sus pompitas y genitales. Si tienes una nena limpia su zona íntima de adelante hacia atrás para no contaminar la vagina. Si tienes un nene y no tiene la circuncisión algunos pediatras (como el de mis peques) recomiendan la retracción suave del prepucio sin lastimarlo.

El cabello hay que lavarlo con un poco de shampoo para bebé , de preferencia al final para que no enjugues a tu peque sólo con agua jabonosa.

Si tu peque ya está más grande déjalo unos minutos más dentro de la tina para que se calme una vez que haya terminado, si se bañan en la regadera, puedes darle un juguetito o usar uno de los crayones de baño para que juegue un par de minutos.

Para secarlo, coloca sobre tu peque su toalla y trata de envolverlo completamente, recuéstalo sobre otra toalla y seca muy bien todo su cuerpo sobre todo entre los pliegues. Aplica su crema humectante y su pomada para las rozaduras y ahora se ¡A vestirlo!

El baño puedes hacerlo 2 o 3 veces por semana mientras es muy pequeño, o si está haciendo mucho frío. Durante éste último puedes optar por limpiarlo con una toalla humedecida con agua tibia y cambiarlo completamente de ropa.

Las orejitas límpialas 2 o 3 veces por semana, sólo por el exterior con hisopos (Cotonetes).

Pierde el miedo y disfruta de ese momento con tu bebé, lo vas a hacer muy bien.