All for Joomla All for Webmasters
 

Bebés

Bebés

Los bebés lloran y eso es algo que no podemos evitar pues es la forma que ellos tienen para comunicarnos sus necesidades. 

¿Cómo podemos saber lo que quiere decir nuestro bebé con sus llantos?

En un principio puede ser difícil saberlo , pero gran parte de la crianza de los hijos se basa en probar y equivocarse, y así pronto aprenderás a adivinar lo que necesita, leer sus señales de aviso y consolar sus lágrimas.

Estas son algunas de las razones más comunes por las que tu bebé podría estar llorando. Seguramente encontrarás algo que lo alivie.

1. Hambre
Cuando aprendas a reconocer las señales de que tiene hambre lograrás darle de comer antes de que comience a llorar. Algunas pueden ser: está inquieto, hace movimiento de succión con su boquita, mueve la cabeza hacia tu mano cuando le tocas la mejilla, y se lleva las manitas a la boca.

2. Tiene el pañal sucio
Algunos bebés te comunican de inmediato que necesitan un cambio de pañal. Otros pueden tolerar un pañal sucio durante más tiempo. De cualquier forma, esto es fácil de detectar y sencillo de solucionar.

3. Necesita dormir
En realidad, no es tan fácil como parece. Los bebés en lugar de quedarse dormidos cuando tienen sueño, pueden ponerse irritables y llorar, especialmente si están demasiado cansados.
Pon a tu bebé a dormir en cuanto bosteza por primera vez en lugar de esperar hasta que el cansancio lo altere.

4. Quiere que lo tengas en brazos
Los bebés necesitan muchos mimos. Les gusta ver las caras de sus padres, escuchar sus voces y sentir los latidos de su corazón, y pueden incluso detectar su olor particular. Llorar puede ser su forma de pedir que lo cargues en brazos.
Quizás te preguntes si lo estás "malcriando" teniéndolo en tus brazos tanto tiempo, pero durante los primeros meses de vida no lo vas a malcriar.
Aprovecha que puedes porque crecen muy rápido.

5. Problemas de estómago (gas, cólico y más)
Los problemas de estómago relacionados con gas y cólicos pueden causar muchos ataques de llanto. De hecho, los cólicos se define como un llanto inconsolable al menos tres horas al día y tres días a la semana, y por lo menos tres semanas seguidas.

Si tu bebé se pone irritable y llora a menudo justo después de comer, quizás tenga dolor de estómago. consulta con tu doctor antes de darle a tu bebé cualquier remedio o medicamento.

Incluso si tu bebé no tiene cólicos y nunca se ha puesto irritable después de comer, tener muchos gases ocasionalmente puede dejarlo hecho un mar de lágrimas. Si crees que esto es lo que le pasa, prueba algo sencillo para sacarle el gas, como acostarlo sobre su espalda, sujetar sus pies y mover sus piernas en círculos como si estuviera pedaleando una bicicleta.

Existen otras causas por las cuales tu bebé puede padecer de dolor de estómago. Entre éstas se incluyen: reflujo, alergia a la leche o intolerancia a la lactosa, estreñimiento y cambios en la dieta así como obstrucción intestinal.

Si las molestias persisten no dudes en acudir al doctor.

6. Necesita eructar
Si tu bebé llora después de comer, quizás necesite eructar.
Los bebés tragan aire cuando lactan o toman de un biberón, y si no sacan el aire pueden sentirse incómodos.

7. Tiene demasiado frío o demasiado calor
Cuando tu bebé sienta frío, por ejemplo, cuando le quites la ropa para cambiarle el pañal, o le limpies las pompitas con una toalla húmeda, te expresará a través del llanto que se siente incómodo.

A los recién nacidos les gusta estar abrigados y calentitos. Como regla general, necesitan tener una prenda de abrigo más que tú para sentirse cómodos. Es menos probable que se quejen de tener demasiado calor que de tener mucho frío.

8. Algo pequeño le molesta
Los bebés se pueden sentir incómodos por algo difícil de notar como un cabello enredado en un dedito del pie o de la mano que le corta la circulación. Ésta es una de las primeras cosas que comprueban los doctores cuando examinan a un bebé que llora sin motivo aparente. Y algunos bebés son muy sensibles a las etiquetas de la ropa o a telas rasposas, así que puedes cortarle las etiquetas a su ropa o ponerle prendas suavecitas.

9. Dentición
La dentición puede ser dolorosa cuando cada dientecito empuja a través de las tiernas encías. Algunos bebés sufren más que otros, pero todos tenderán a estar irritables y a llorar en un momento dado.

10. Quiere menos estimulación
Si es cierto que los bebés aprenden de la estimulación que ofrece el mundo que les rodea, a veces les puede ser difícil procesarlo todo y llegan a sentirse abrumados con tanta actividad: las luces, el ruido o que lo pasen de mano en mano. El llanto es su forma de expresar que "ya ha sido suficiente por hoy".

Si tu bebé empieza a llorar desconsoladamente, llévalo a algún lugar tranquilo, y déjalo desahogarse un rato. Después haz alguna actividad tranquila para consolarlo, como arullarlo, o cantarle.

A muchos bebés les gusta que los envuelvan apretaditos, como si fueran un tamalito. De esa manera se sienten más seguros cuando todo a su alrededor les parece abrumador. Si tu bebé ya es mayorcito o no le gusta, trata de sacarlo a un lugar sereno mientras se calma.

11. Quiere más estimulación
Tu nene puede ser uno de esos bebés extrovertidos que siempre quieren explorar. Es posible que la única manera de calmarlo cuando llora es manteniéndolo activo.

Puedes pasear a tu bebé en una cangurera, fular o rebozo. Llévalo a grupos de juegos o visita a amigos que tienen bebés. También pueden al zoológico, al parque o algún acuario.

12. No se siente bien
Si ya pasaste por algunas o todas las anteriores y tu bebé no se calma, quizás es porque está a punto de caer enfermo. Tómale la temperatura para ver si tiene fiebre y observa si presenta algún otro signo de enfermedad.

El llanto de un bebé enfermo suele ser distinto del llanto de un bebé que tiene hambre o está frustrado. Si el llanto de tu bebé suena como que "algo no esta bien", confía en tu instinto y llama al doctor.

QUÉ HACER SI TU BEBÉ SIGUE LORANDO
Algunas veces es posible que no puedas entender qué le está ocurriendo a tu bebé.

Los bebés tienen sus buenas razones para llorar, pero ni los padres más experimentados pueden leerles la mente, y los bebés no pueden expresar con palabras lo que les pasa.

Por suerte puedes consolar a tu bebé incluso cuando no sabes qué le pasa.

Fuente: babycenter.com
Imagen: i.huffpost.com