All for Joomla All for Webmasters
 

Bebés

Bebés

El destete, cuando se produce a instancias de la madre, requiere mucha paciencia

y puede llevar tiempo, dependiendo de la edad del bebé y de su adaptación.

Cuando tu bebé deja de amamantar y obtiene su alimentación de otras fuentes además del seno o biberón, se considera que debe ser destetado.

Realizarlo significa un largo adiós, emocional, a veces doloroso, y liberador al mismo tiempo. Pero no quiere decir que sea el fin de la intimidad que tú y tu bebé han establecido durante la lactancia. Simplemente significa que hay que sustituirlo con otra forma de alimentación y con nuevas actividades que conserven el vínculo entre los dos.

Si has amamantado a tu bebé para calmarlo de forma recurrente, busca otros medios que te ayuden a hacerlo sentir bien. Por ejemplo, léele un libro, canten o jueguen al aire libre.

¿CUÁNDO DEBERÍA COMENZAR A DESTETARLO?

Tú eres quien mejor puede decidirlo y no tienes por qué fijar un plazo a menos que los dos estén preparados. La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda que se dé el pecho al menos por un año. No importa lo que digan tus amigos, familiares o incluso extraños: no existe un plazo apropiado o equivocado para el destete. Si tú sientes que ha llegado el momento, así es.

¿CÓMO LO DESTETO?

Hazlo lentamente, independientemente de la edad de tu bebé. Los expertos sugieren no dejarlo abruptamente porque puede ser traumático.

Haz la prueba con estos métodos:

1- Sáltate una toma y comprueba qué sucede. Dale un vaso o un biberón de leche. Ya sea de tu propia leche extraída, de fórmula o de vaca (siempre que el bebé tenga un año por lo menos). Si reduces las tomas de una en una a lo largo de algunas semanas, tu bebé tendrá tiempo para adaptarse al cambio.

Tu producción de leche disminuirá sin que tus pechos queden hinchados y adoloridos o sin que sufras una mastitis (infección de los senos).

2- Reduce el tiempo de cada toma. Comienza por disminuir el tiempo en el que amamantas a tu bebé. Por ejemplo si toma durante cinco minutos, prueba con tres. Dependiendo de su edad, prueba dándole luego algo de comida adicional; asegúrate de que sea algo sano. Ten en cuenta que los bebés menores de 6 meses pueden no estar preparados para tomar alimentos sólidos.

Las tomas antes de dormir pueden ser más difíciles de eliminar; normalmente son las últimas que se quitan.

3- Posponer y distraer. Prueba demorando las tomas si sólo amamantas un par de veces al día. Este método funciona bien si el niño ya es un poco mayorcito y puedes razonar con él. Si tu pequeño te pide que lo amamantes, dile que lo harás más tarde y trata de distraerlo. En lugar de comer por la tarde podrías decirle que espere hasta la hora de dormir.

¿QUÉ HACER CUANDO SE COMPLICA?

Si has probado todos los métodos para destetar a tu bebé y nada parece funcionar, quizás todavía no ha llegado el momento. ¿Volviste al trabajo hace poco tiempo? Es posible que el bebé aún esté adaptándose a la nueva situación. ¿Ha estado enfermo el bebé? Muchas veces, cuando no se sienten bien querrán ser alimentados con mayor frecuencia; de hecho, la lactancia puede ser lo mejor para un bebé enfermo.

¿Ha habido algún evento o cambio importante en tu hogar, como una mudanza o un divorcio? Cosas así dificultan el destete. Incluso el paso a una nueva fase de su desarrollo puede hacerlo más complicado. Prueba otra vez el mes próximo. Paciencia, tarde o temprano, lo conseguirás.

Fuente: babycenter.com