All for Joomla All for Webmasters
 

Familia

Porqué durante el periodo de recuperación, la compañía es vital.

¡Por fin llegó el bebé a casa! Y no podríamos estar más felices, angustiadas, cansadas y agradecidas, todo al mismo tiempo. Y es que a partir de ahora somos responsables de alguien más, de un ser pequeño, al que a pesar de haber llevado en nuestro vientre por 9 meses apenas empezamos a conocer.

Es normal que nos sintamos temerosas y abrumadas ante un reto tan grandes y más cuando nosotras mismas estamos en un proceso de reajuste, por lo que contar con el apoyo de la familia, en especial de la pareja es muy importante, no sólo para la recuperación física sino también para la emocional.

La recuperación física requiere principalmente de descansar lo mejor posible, duerme mientras tu peque lo hace, créeme puede que ahora pienses que es exagerado pero lo agradecerás después; aliméntate bien y mantente hidratada, sigue consumiendo vitaminas te ayudarán a evitar una descompensación y sentirte con un poco más de energía y lo más importante, no quieras hacer todo TÚ SOLA, deja que te apoyen, permite que papá se involucre en todo, a veces con la llegada del bebé nos volvemos acaparadoras y no dejamos que nadie haga lo que “nos corresponde”.

La recuperación emocional o mejor dicho el reajuste, es más complejo y requiere mucho de nosotras, y el papel que juega nuestra pareja, creo yo, es de suma importancia.

Y es que, durante este acomodo de emociones, pasarás de sentirte la mujer más feliz del mundo a una completa extraña, te sentirás inconforme con la imagen que tienes ahora, por los kilitos de más (que se irán poco a poco), las marcas que hayan quedado en tu cuerpo que te pueden hacer sentir insegura y quizá poco atractiva.

Las hormonas estarán haciendo de las suyas, nos harán pasar de la risa al llanto y al enojo en segundos. Y es aquí, cuando la pareja entra en acción, ¿cómo? Recordándonos que sin importar las huellas que haya ahora en nuestra piel, somos hermosas y cada una de ellas es sólo un recordatorio del regalo más grande que la vida pudo darnos, que si estamos felices reirán con nosotros, si lloramos estarán ahí para apapacharnos y hacernos saber que estamos juntos en esta aventura.

El papel de nuestra pareja en el post parto es de ser el padre que nuestros hijos necesitan, asumiendo su rol y apoyándonos sIn condición. Recordándonos que están ahí para nosotras, animándonos, haciendo equipo.  

Papá, haz nacido junto con tu hijo y su mamá, ahora es cuando ambos necesitan de ti, disfruta a tu bebé que no será pequeño por mucho tiempo, date la oportunidad de desvelarte, de alimentarlo mientras mamá descansa y se recupera, créeme valdrá la pena, recuérdale que ella  es hermosa sin importar las ojeras inmensas que hay en su rostro, dile lo mucho que la amas, lo valiente y fuerte que es, pues necesita escucharlo ahora más que nunca, hazle saber que sigues pensando en ella como mujer y no sólo como mamá, hazla reír y seca sus lágrimas cuando llore, y cuando este molesta trata de respirar profundo y dialogar con ella. Que la llegada de tu pequeño y el post parto no sean una prueba para ustedes de forma individual sino una aventura para conocerse y reconocerse.

Papá, esposo, novio, pareja, tu papel en esta etapa es vital, tu papel es no dejarnos solas.

via GIPHY