All for Joomla All for Webmasters
 

Maternidad

Maternidad

Como mamá también tenemos derecho a enloquecer en ocasiones.

Era uno de esos días en los que me levanté temprano, preparé refrigerio para Angelito y mi esposo, los despedí me di la vuelta, recogí la cocina, despertó Matías, le día su toma de leche, comencé con mis quehaceres que no parecía porque mi peque corría por todas partes, andaba más inquieto de lo normal, por más que lo intenté no quiso tomar sus siesta, hice algo de comida, fuimos por Angelito a la escuela, comimos todos juntos, mi marido se fue, recogí la mesa y la cocina, Matías por fin tomo su siesta, comenzamos con la tarea de Ángel quién se distrae con facilidad, la siesta no duró mucho, Matías despertó y andaba de malas, Ángel no entendía algo de su tarea, me hablaba insistentemente, Matías lloraba y me jalaba y llego un momento en que ¡Enloquecí!. Me pare y me encerré a llorar un momento en el baño, me sentía agotada, estresada y fastidiada, porque aunque amo a mis hijos inmensamente, en ese momento como en muchos otros quería salir corriendo.

Y es que somos Mamás, no robots. Conservamos nuestra emociones, seguimos siendo seres humanos, que por una razón que desconozco, al convertirnos en madres pensamos que debemos ser PERFECTAS, que no podemos perder la paciencia, que no podemos tener días malos, que no tenemos permitido molestarnos, que no tenemos derecho a enloquecer de vez en cuando.

Si bien es cierto que al nacer en la maternidad queremos ser lo mejor de lo mejor, y nos dedicamos a leer, investigar, acudir a talleres, hablar con expertos, en fin…

Pero son pocas las personas que nos dicen, que no está mal molestarse, que no esta mal, que a veces sentir que te ahogas y verte llena de una responsabilidad tan grande te va a asustar, que estas en tu derecho de llorar de cansancio, que puedes querer explotar y que todo esto NO TE HACE UNA MALA MADRE.

Recuerda que TUS HIJOS NO NECESITAN UNA MADRE PERFECTA, SINO UNA MADRE PRESENTE, así que sí esto te sucede, déjalos en un lugar segura, entra al baño, llora, grita, échate agua en la cara y regresa con ellos. Y no te sientas mal, esto te va a pasar porque es normal, nadie lo dice, a todas nos pasa pero muchas prefieren disimularlo.