All for Joomla All for Webmasters
 

Maternidad

Maternidad

Ese es el gran dilema.

 La maternidad nos cambia por completo, no sólo fisica y emocionalmente, también cambia por completo nuestro estilo de vida y aún ocasiones nos pone en una encrucijada en la que nuestro deseo por seguir con nuestra vida de "antes" y por poder vivir una maternidad plena(lo cual es meramente subjetivo) nos ponen en el siguiente dilema MATERNAR Y/ O TRABAJAR.

He tenido la oportunidad de estar en ambos lados. 

Cuando estaba esperando a Angelito, había concluido ya la preparatoria y deseaba continuar con la universidad apenas naciera él, tenía todo organizado en mi mente para poder llevarlo acabo, sin embargo cuando nació no quería despegarme de él ni un segundo y a los pocos meses nos mudamos y lo que tenía planeado no salió como esperaba.

Estaba dando inicio a mi propia familia y por el momento necesitaba junto con mi esposo, trabajar para poder lograr una estabilidad financiera, así que haciendo uso del beneficio que en ese entonces él tenía inscribimos a nuestro pequeño en la guardería de la universidad en donde él estudiaba y comenzó el gran dilema.

Mi esposo trabajaba y estudiaba y veía a nuestro pequeño cuando salía de clases para llevarlo a casa de mis suegros donde ellos lo cuidaban mientras yo salía de trabajar. Y yo, pues yo solo trabaja fuera de casa por las mañanas y en las tardes trabajaba en casa siendo mamá. Yo no me sentía con la capacidad de trabajar, estudiar y atender una familia (admiro mucho a quienes sí lo hacen, mis respeto para ellas) así que encontré un trabajo que me permitía salir temprano, tener ingreso y prestaciones, hora de lactancia, poder pasar tiempo con mi hijo por las tardes y desarrollarme profesionalmente por las mañanas. ¿Suena bien verdad?, estaba bien pero cuando Ángel se enfermaba me llenaba de remordimiento por tener que dejarlo con alguien más cuando me necesitaba a mi, me sentía culpable cuando me cambiaban el horario y no podía llegar a comer con él, en fin me sentía culpable por estar lejos de él.

Y es que hoy en día vivimos en una sociedad en  que siendo mujer, a cierta edad te preguntan ¿Para cuando los hijos? Como si estos fueran una manda para todas y cuando decides tenerlos, no se te apoya correctamente, al contrario a veces se te obstaculiza y te ponen las cosas difíciles, no porque no puedas sino para que creas que no puedes y llenarte de culpa.

La prueba está en que son escasas las empresas que cuentan con lactarios equipados para facilitar la lactancia materna exitosa y exclusiva, son pocas la empresas que dan a las madres la oportunidad de tener horarios más flexibles para que puedan desarrollarse personal y profesionalmente, los permisos de maternidad son muy breves y a veces vienen acompañados de descuentos en el salario. Ser madres para muchas empresas nos cambiarte en seres poco productivos, cuando creo yo que si se nos dieran las herramientas necesarias podríamos cumplir en nuestros roles profesionales y personales si ningún problema.

Después de la llegada de Mati y estando ya de cierto modo esta les económicamente decidí junto con mi esposo quedarme en casa con él y con Angelito y ser mamá de tiempo completo

Lo cierto es que quedarse en casa también es trabajo, y es cansado, acá no hay prestaciones ni remuneración económica, pero tampoco hay descuento si me quedo a cuidar a mi hijo cuando se enferma o si quiero ir a verlo a sus festivales escolares o para pasar él día con ellos y no perderme de nada, la culpa que la sociedad pone sobre mí es menor, y al menos yo me siento más tranquila. Elegir quedarme en casa son ellos incluso me ha permitido emprender, y poder desarrollarme personal y profesionalmente.

Ser mamá me ha cambiado, y no me arrepiento de haber dejado la vida laboral fuera de mi hogar, algún día mis hijos van estar más grandes y quizá decida volver a salir a trabajar, mientras tanto disfruto de estar con ellos, de vivir esta aventura, que si bien la sociedad y las empresas creyeran en la capacidad que tenemos las madres, muchas la vivirían y la disfrutarían mucho más y sin tanta culpa innecesaría, porque maternar y/o trabajar no debería ser un dilema, sino una decisión libre de cada una.