All for Joomla All for Webmasters
 

Maternidad

Maternidad

Porque muchas veces la maternidad es un campo de guerra.

Aún recuerdo la ilusión que me hacia la llegada de mis hijos, como me encargue de leer artículos en revistas y en línea para estar preparada, como me puse a leer un par de libros que daban datos muy generales que me hacían sentirme lista para convertirme en madre, como seguramente lo has hecho tú.

Cuando llegó el gran día, nací a la maternidad y me di cuenta que es una etapa maravillosa que cada mamá vive de forma diferente pero que es también es un campo de guerra, en el que te topas con muchos puntos de vista algunos que comulgan contigo y otros con los que no puedes simpatizar, me di cuenta que en la maternidad, todas o muchas creen tener la verdad absoluta.

La única verdad es que la maternidad tiene nombre y apellido, y es el de cada una de nosotras, que hacemos bien en defender nuestras creencias, que nos informamos y compartimos esta información. 

Aquí lo importante es hacerlo siempre con respeto y sin juzgar a nadie pues si algo tengo muy claro es que uno como madre siempre busca, hace y decide pensando en lo que es mejor para sus hijos, ¿Cómo? Con base a su estilo de vida, su rutina, su forma de ser y de pensar.

El embarazo es la mejor etapa para muchas, yo incluida, nos sentimos plenas y felices de saber que en nuestro interior se está gestando una vida. Para otras es la peor etapa, no pueden moverse, se sienten incómodas y anhelan que el embarazo llegue a su fin para terminar con todo eso. Es válido, todas somos diferentes.

Tener un parto natural o con anestesia es igual de valiente que tener una cesárea, estás trayendo una vida al mundo, un ser al que amas desde el primer día a pesar de no haber tenido un embarazo memorable.

Amamantar es una experiencia única, que provee no sólo alimento físico sino emocional para los bebés también. La leche materna es lo mejor de lo mejor, no por nada se le dice oro líquido, sin embargo si no puedes o no quieres amamantar a tu hijo por la razón que sea, estás en todo tu derecho, eso no te hace menos o una mala madre, con el simple hecho de alimentar a nuestros hijos demostramos el amor que tenemos por ellos. En ambos casos tendrás la oportunidad de abrazarlo, besarlo, olerlo y verlo a los ojos mientras lo tienes en tu regazo.

Si optas por practicar el colecho probablemente tengas miedo en un principio pero después disfrutaras de tener a tu bebé cerca de ti, si decides ponerlo en su cuna para que ambos puedan tener su espacio al descansar, estoy segura que mientras esté despierto lo tendrás cerca para disfrutar de su compañía, si tú estás bien, tu bebé también lo estará.

Hacer papillas o baby led-weaning, pañales desechables o pañales ecológicos, portear o llevarlo en carreola a pasear, practicar home-schooling o llevarlos a la escuela, sea cual sea la decisión que tomes, hazlo pensando en el bienestar de tu peque y del tuyo mismo, pues bien dice el dicho “Padres felices, hijos felices”.

Ofrece tus consejos cuando te los pidan, comparte tu opinión y tus puntos de vista, protege tus creencias pero no juzgues, no critiques, respeta y recuerda que a pesar de las diferencias, SOMOS MAMÁS.