All for Joomla All for Webmasters
 

Maternidad

Maternidad

Una frase que repito constantemente ¿Ustedes no?

Mi mamá es fanática de un dicho que dice más o menos así “NO SE ES HIJO, HASTA QUE SE ES PADRE”, me lo decía con mucha frecuencia y hoy más que nunca puedo decir ¡Qué razón tiene!

Antes de ser mamá y a pesar de lo mucho que valoraba su trabajo, esfuerzo y entrega, había muchas cosas que le cuestionaba, con las que renegaba y a veces hasta llegue a juzgarla.

Sin embargo, con el nacimiento de mi primer hijo me di cuenta que cada pensamiento y decisión tomada siempre fue pensando en que sería lo mejor para mí, a veces así fue otras no, pero aprendió del error y siguió adelante, justo como aprendí yo hacerlo por y para mi hijo.

Cuando me convertí en mamá entendí que, aunque queremos evitar que les pase algo a nuestros hijos, debemos dejar que les pase, que se equivoquen, aprendan y se levanten.

Mi mamá tuvo momento en los que fue muy estricta conmigo y yo renegaba de ello, hoy sé que todo tiene un porqué y que a veces ser duros en algunos aspectos hará de los hijos personas capaces de distinguir entre el bien y el mal.

Como mamá aprendí a no ceder tan fácil en cosas que sé que son un capricho, a que nunca es un mal momento para repartir besos y abrazos, y que nunca está demás decir un te quiero de forma inesperada.

Aprendí que ella me puso en el camino, pero soy yo la encargada de fijar la dirección a la que quiero llegar con las bases que me dio.

 Pero sobre todo me di cuenta que mi madre tenía razón al decir que no sólo era mi mamá, era una mujer que necesitaba tener tiempo para ella, para desarrollarse, que era un ser humano con sentimientos propios, que tenía todo el derecho a quebrarse cuando sentía que no podía más, que era una mujer perfectamente imperfecta.

¡Qué razón tenía cuando me decía que el día que tuviera hijos aprendería a ser hija y comprendería lo que ella hacía por y para mi!

via GIPHY