All for Joomla All for Webmasters
 

Embarazo

Embarazo

Hiperémesis Gravídica: Haciendo del Embarazo una pesadilla.

Cuando las náuseas llegan a un punto inmanejable, la mejor etapa de la vida se vuelve una pesadilla.

Durante mi segundo embarazo experimente unas náuseas que pensaba eran insoportables, sin embargo me equivoqué, lo mío era tolerable comparado con lo que algunas mamás experimentan.

No es normal que las náuseas del embarazo sean tan frecuentes e intensas al grado que la mamá vomita de forma persistente varias veces al día, pierde peso y se deshidrata o llega a correr el riesgo de deshidratarse.

Cuando esta condición relacionada con el embarazo no se trata, puede interferir considerablemente en la salud de la mamá y en el desarrollo normal del bebé.

A esta condición se le conoce como "hiperémesis gravídica" (mejor conocidos como "vómitos excesivos durante el embarazo"). A pesar de que algunas mujeres con este padecimiento se encuentran mejor cuando concluye la primera mitad del embarazo, algunas las siguen experimentando durante todo el embarazo.

En la mayoría de las ocasiones, la hiperémesis gravídica ocurre durante el primer embarazo. Sin embargo, las mujeres que presentan esta complicación o malestar en un embarazo son más propensas a volverla a presentar en embarazos posteriores.

Hasta el momento no se conoce la causa exacta de la hiperémesis gravídica. Las investigaciones sugieren que esta afección podría estar relacionada con los cambios hormonales que ocurren durante el embarazo, también podría ser hereditaria, ya que es más frecuente en las mujeres cuyas familiares cercanas (madres y hermanas) la han padecido.

Es importante llamar al médico inmediatamente si presentas cualquiera de los siguientes síntomas:

• Náuseas que persisten a lo largo de todo el día y no te permiten comer y/o beber
• Vómitos que ocurren tres o cuatro veces al día o la incapacidad de retener alimento o bebida en el estómago
• Vómitos de color marrón o con sangre o vetas de sangre
• Pérdida de peso
• Desmayo, vértigo y/o pérdida del equilibrio
• Reducción de la cantidad de orina
• Aceleración de la frecuencia cardíaca
• Dolores de cabeza recurrentes
• Olor corporal desagradable o sabor frutado en la boca
• Fatiga extrema
• Confusión

El médico puede recomendarte ingerir alimentos como el jengibre y tomar suplementos de vitamina B6 para ayudar a aliviar las náuseas. Las siguientes medidas también pueden ayudarte:

• Seguir una dieta blanda
• Hacer comidas poco copiosas y frecuentes
• Beber abundante líquido cuando no se tengan náuseas
• Evitar los alimentos condimentados y grasos
• Consumir colaciones de alto contenido protéico
• Evitar los estímulos sensoriales que actúan como desencadenantes de las náuseas

Así mismo, si te sientes ansiosa o deprimida a causas de esta situación, el hecho de hablar con un terapeuta puede ayudarte a afrontar tus sentimientos.

Si quieres obtener mayor información da click aquí.

Fente: kidshealth.com