All for Joomla All for Webmasters
 

Lactancia

Lactancia

¿En qué momento la Leche Materna se convierte en agua?

¿Es esto cierto?¿ o es sólo un mito?

"No sé para qué le das, si ya sólo te debe salir agua". Gente conocida, gente desconocida, familiares, amigos, enfermeras, pediatras y profesionales de la salud que deben haber estudiado el fenómeno en sus carreras o en algún curso de especialización te lo dicen. Claro, si esto sucede, entonces no tiene ya mucho sentido dar el pecho, ¿no? Pero... ¿cuándo sucede? ¿Cuándo se convierte en agua?.

Nunca. No existe tal fenómeno. Es mentira. La leche materna no se transforma en nada. Sigue siendo leche materna siempre, como leche es la que sale de las ubres de una vaca durante el tiempo que es ordeñada.

Eso no sucede. Es sólo el asombro de ver a un bebé más grande de lo acostumbrado hacer algo que no esperan que haga. Es decir, si nunca ves niños de 18 meses siendo amamantados entiendes que no se hace porque no tiene sentido. Si de repente ves a uno de esa edad que está tomando pecho, por extraño, por poco habitual, soltamos la conclusión: "no tiene sentido" (porque nadie lo hace), sin detenernos a pensar que igual sí lo tiene.

Sabemos también que seguir amamantando tiene sentido porque así lo recomiendan desde hace años los principales organismos oficiales en términos de salud: la OMS, UNICEF, la AAP, la AEP, etc. La Asociación Española de Pediatría, de hecho, publicó hace unos meses un informe para hablar de ello. Citando un extracto de dicho informe:

La leche materna no pierde sus propiedades con el paso del tiempo (23). A partir del primer año de lactancia, la cantidad de grasa en la leche aumenta con respecto a los primeros meses (24), resultando **un alimento completo y nutritivo para un lactante mayor y de mayor calidad que la leche de fórmula o de vaca**. Se ha visto que un bebé mayor de un año que toma pecho obtiene aproximadamente 1/3 de sus necesidades calóricas y proteicas diarias a través de la leche materna (a veces más, sobre todo durante períodos de enfermedad), además de una cantidad muy importante de vitaminas y minerales (25).

Por otro lado, los niños mayores que toman pecho siguen disfrutando de los beneficios inmunológicos de la leche materna, con una menor incidencia de infecciones para su edad que sus coetáneos que no son amamantados (25). Las ventajas de mantener más tiempo la lactancia materna no sólo se observan a corto plazo, sino años después del destete. Se ha constatado una menor incidencia de ciertos tipos de cáncer (como la leucemia infantil (26), de enfermedades metabólicas (27) y autoinmunes (como la diabetes tipo 1) (28) y un mayor desarrollo intelectual a mayor tiempo y exclusividad de lactancia materna (29), efecto que permanece durante años (30) y que incluso puede llevar a alcanzar un mayor nivel de estudios y de ingresos económicos en la vida adulta (31).

La duración de la lactancia materna también está implicada en un mejor desarrollo emocional y psicosocial del niño (32–34). A mayor duración, se ha descrito una menor incidencia de maltrato infantil (35), una mejor relación con los padres en la adolescencia, una mayor percepción de cuidado (36) y una mejor salud mental en la vida adulta (37). También se han observado beneficios emocionales en niños adoptados provenientes de un entorno difícil en los que se realizó lactancia inducida (38).

Por último, se han descrito numerosas ventajas para la madre que amamanta. A más tiempo total de lactancia, menor riesgo de diabetes tipo 2 (39), cáncer de mama, cáncer de ovario, hipertensión e infarto de miocardio (16).”

Como se puede ver no pierde propiedades, sino que cambia para aumentar en grasa y calorías para un niño más mayor, sigue siendo mejor alimento que cualquier otra leche que podamos ofrecerle y sigue aportándole células inmunitarias al bebé, para que siga fortaleciéndole y ayudando a luchar contra los virus y bacterias que le rodean.

Así que si decides optar por la lactancia prolongada, ahora ya sabes que no le estás dando agua, sino leche de la mejor calidad.

Autor: Armando Batista de bebesymás
Para leer más de click aquí.