All for Joomla All for Webmasters
 

Lactancia

Lactancia

Estoy enferma, ¿Puedo seguir amamantando?

Una duda que muchas tenemos en esta etapa.

Cuando estamos amamantando, tenemos muchas dudas y muchos temores, estamos viviendo una etapa nueva y es normal sentirnos así.

Una de las dudas que nos surge es ¿qué pasa si me enfermo? ¿Debo detener la lactancia? ¿Afecta a mi bebé? O ¿Puedo seguir amamantándolo?

Si tienes un resfriado, gripe o algún un virus estomacal, inclusive si tienes fiebre, puedes continuar amamantando. Es decir, en la mayoría de los casos puedes continuar con la lactancia sin ningún inconveniente.

Tu leche no sólo seguirá siendo la mejor del mundo para tu peque, sino que además le aportará anticuerpos específicos para hacer frente a tu enfermedad y así protegerlo, ya que es muy probable que haya estado expuesto desde el día anterior al que empezaste a notar los síntomas.

Detener la lactancia o recomendar el destete a un bebé que puede estar incubando una enfermedad es privarlo de unas defensas que le serán muy útiles para recuperar la salud y protegerse de futuras infecciones.

Tu cuerpo aún enfermo está trabajando en dar la respuesta inmune, así que, a través de la lactancia, pasarás los anticuerpos a tu bebé para que lo protejan.

Si tienes fiebre por más de tres días, acude al médico para que te de tratamiento y evitar así alguna complicación a futuro.

Casi todos los medicamentos pasan a la leche, pero en cantidades tan bajas que no le harán ningún daño a tu bebé. Siempre será mejor para la salud de tu peque seguir con la lactancia materna, con sus nutrientes y sus defensas, aunque contenga pequeñas cantidades de medicamento.

Hoy en día la mayoría de los medicamento son compatibles con la lactancia, y tú puedes checarlo directamente en www.e-lactancia.org , un sitio creado por el equipo de pediatría del Hospital Marina Alta de Denia. En este sitio podrás ver el riesgo que el medicamento tiene para tu lactancia.

Si el medicamento no es compatible, puedes extraerte la leche mientras estás tomando el medicamento, así mantendrás la producción de leche materna y mientras estás en tratamiento puedes alimentar a tu bebé con leche materna almacenada previamente o fórmula si así lo decides.

Recuerda mantenerte bien hidratada, para mantener tu producción de leche y ayudar a tu cuerpo reponerse mucho más rápido. Antes de tomar a tu bebé en brazos, lava bien tus manos y aplica un poco de gel desinfectante, de ser necesario usa un cubre boca antes de amamantarlo.

Así que tranquila, tu cuerpo es sabio y aún en la enfermedad es capaz de proveer alimento de calidad para tu peque.

Fuentes consultadas: Alba Lactancia Materna / Maternidad en Plenitud.