All for Joomla All for Webmasters
 

Lactancia

Lactancia

No poder amamantar no es una tortura, ¡Tranquila!

Desde tu embarazo imaginabas cómo sería la lactancia, compraste libros, revistas, viste videos y averiguaste sobre los beneficios que tenía para tu bebé y te sentiste contenta de saber que podías brindarle ese bienestar.

Además te encantó la idea de fomentar así la relación entre ustedes. Sin embargo, si debido a algunos problemas no podrás amamantarlo, ¡no te tortures!

Primero, debes saber que existen otras maneras de crear el vínculo entre madre e hijo, una de ellas es a través de caricias. Así, mientras le das el biberón toca su cara, manos y pies; cántale, háblale tranquilamente y si lo deseas, cuéntale sobre tu día o tu familia, pues aunque no entienda lo que le dices, el tono de tu voz lo relajará.

Aprovecha para promover que tu pareja le dé de comer y fomente también su lazo afectivo, las noches son una excelente oportunidad para que lo haga. Además es importante que:

Dejes la culpa a un lado y comprendas que esta situación está fuera de tu alcance y que tu hijo de ninguna manera te reprochará. Permítete sentir tristeza y hasta enojo, pero no dejes que estos sentimientos nublen o invaliden esta etapa tan especial.

Platiques con tu médico y despejes todas tus dudas e inquietudes sobre la nutrición y desarrollo de tu bebé; de la misma forma, acerca de las opciones de leche que existen en el mercado para que elijas la mejor.

Si tienes una consultora de lactancia, habla con ella sobre tus sensaciones y revisen las alternativas que existen para que reciba leche materna, como los bancos de leche.

Te apoyes en tu esposo, amigas o hermanas y les expliques cómo te sientes. También puede servirte inscribirte a foros o grupos de apoyo en páginas web y platicar con mujeres que ya pasaron por esa situación.

Fuente: www.bbmundo.com