All for Joomla All for Webmasters
 

Niños

Niños

Hacer que mi hijo recoja su habitación después de jugar suele ser un problema.

Ahí estaba, mi hijo de 6 años llorando sentado en su cama.

Le había pedido por tercera ocasión que ordenara su habitación, Ya estaba cansada del desorden y de habérselo pedido tantas veces. Y debo confesar que eso me llevó a gritarle “¡Qué esperas! ¡Sólo hazlo!”. Olvidé lo irritable que me pongo cuando veo un desorden así y esa no es precisamente la mamá que quiero ser y que mis hijos recuerden.

Mire a mi hijo, observe ese desorden y me di cuenta que los dos estábamos abrumados, era demasiado.

Entonces recogimos y decidimos poner una simple regla que nos ayudaría a mantener la fiesta en paz dentro de lo posible, pues como bien sabemos con los niños siempre tendremos sorpresas y lecciones que aprender, la regla es “MENOS COSAS, MAS ESPACIO”.

Mientras menos tengamos, menos abrumados vamos a estar con el desorden y la ordenada y por lo tanto más felicidad habrá.

Con eso en mente empezamos la limpieza, sacamos los juguetes que ya no usa, los que estaban en mal estado a la basura, los que están en condiciones óptimas los dividimos, unos para su hermanito y otros para regalar, al final dejamos 20 juguetes que me parece son un buen número.

Puede ser que para ustedes sea mucho o puede ser que no, pero es que entre loso regalos de los abuelos, navidad, cumpleaños y más es sorprendente la cantidad de cosas que los niños pueden llegar a acumular.

Me sorprendí de la cantidad de cosas que sacamos para seleccionar esos 20 juguetes, me di cuenta que habíamos súper regalado a mi hijo y con ello descuidado algunas cosas.

Cuando le plantee la idea sus ojos se agrandaron más de lo habitual y la preocupación apareció en su rostro, pero cuando empezamos la exhaustiva selección empezó a emocionarse, escogiendo lo que regalaría a su hermano, lo que podría donar y hasta eligió algunos que podría vender, al final su cara se llenó de emoción y hasta se divirtió.

Lo que comenzó como una batalla entre él y yo termino siendo un rato juntos, un momento para platicar y convivir, un momento para reforzar nuestro vínculo, que puedo haberse puesto en tensión al inicio de todo esto.

Y es que no necesitamos tener tantas cosas, necesitamos paz, sentirnos amados, seguros y tranquilos con lo que tenemos.

Quiero que mis peques aprendan a sentirse contentos y agradecidos con lo que tienes, tener ambición es bueno pero no en desmedida.

Quiero que ellos aprendan que aprendan a valorar y a apreciar lo que tienen y no el exceso o el ambicionar cosas que quizá en el momento no puedan tener lo haga sentirse desdichados por lo que les falta.