All for Joomla All for Webmasters
 

Niños

Niños

Yo tengo un pequeño de 2.5 años, y es una etapa llena de asombro como la recuerdo.

Matikis acaba de llegar a los 2.5 años, y desde que cumplió 2 se ha desarrollado impresionantemente, y es que ahora ya habla más y lo hace claramente, ya tenemos conversaciones que por lo general me hacen reir mucho, es un niño pequeño que a veces quiere ser bebé de nuevo pero a la vez quiere ser un niño grande como su hermano a quién imita en muchas cosas, es un ser lleno de energía que no para y que me hacer recordar cuando pase por esto la primera vez pero a la vez me muestra lo diferente que es a su hermano y que no puedo decir "Ya se como es esto, ya lo viví" porque no es así. Si bien hay rasgos generales que todos los niños pasan en esta fase de su desarrollo, cada uno lo hace distinto y a su ritmo.

Su habilidad para trepar, subir y escalar es cada vez mayor, lo veo cuando se sube a los sillones o la cama, las cuales subía hace un tiempo con ayuda y ahora ya no lo necesita, acerca su banquito para alcanzr cosas que antes no alcanzaba. Así que me trae dejando cosas más a su alcance para así evitar accidentes. También corre y salta con mayor destreza, tienen tanta energía que ya sólo hace una siesta de una siesta y ¡Por fin duerme toda la noche! aunque es madrugador y nos trae de pie desde temprano.

Como les contaba su vocabulario se ha ampliando muchísimo. Generalmente entiende todo lo que decimos, pero muchas veces siento que no sabe como expresar o con que palabra decirnos como se siente, y recurre al berrinche debido a su frustración. No debe ser fácil comunicarse cuando entiende más de lo que nos puede comunicar. Por eso hay que ser muy pacientes, pues está comenzando a expresarse con palabras y los niños de esta edad son muy listos y captan rápido los mensajes pero no los pueden decir con la misma efectividad.

Matikis está descubriendo el mundo y como muchos niños le gusta imitar a los grandes, le gusta explorar y no le teme a nada. Corre y disfruta de todo son ese asombro que los niños tienen ante la vida que para ellos es nueva, nos enseñan más de lo que imaginamos.

Quiere su independecnia y me lo demuestra cuando quiere ponerse sólo los zapatos o cuando se quiere quitar por sí solo su sueter, cuando prepara su mochila para salir de paseo o cuando le dejo a su alcance algún snack o jugo que pueda tomar para sentirse grande e independiente. Sin embargo también extraña ser el bebé de mamá, aun me pide que me recueste junto a él hasta que de duerme, aún busca consuleo en mis brazos cunado su hermanos  se enoja con él o cuando algo lo pone triste. Aún me pide besitos para sanar sus heridas y yo difruto de ver como mi pequeño gigante crece día a día.

Sé que afrontar la crianza de un niño de dos años es difícil, estresante y muchas veces, agotador. Sin embargo, intentemos comprenderlos y ser empáticos con ellos.

Los terribles dos, serán menos difíciles y mucho más maravillosos, si sabemos anteponer en la crianza de nuestro hijo el amor, el cariño, el afecto y la comprensión.

Lo más importante es que tengamos paciencia que esta es sólo una etapa más que cuando menos lo esperemos habrá pasado y sólo será un hermoso recuerdo.