All for Joomla All for Webmasters
 

Niños

Bebés, Niños

10 cosas que debes saber sobre la fiebre.

Cuando nuestros hijos tienen fiebre lo primero que hacemos es… ¡PREOCUPARNOS! Y buscamos de inmediato la forma de ayudar a que su temperatura vuelva a la normalidad y llamamos al pediatra pues pensamos de inmediato en una infección fuerte como causa de lo mismo, o hasta algo peor sino había ningún otro síntoma.

Y como es probable que a lo largo de la vida de nuestros hijos nos enfrentemos a ella, les comparto 10 cosas que debemos saber para poder actuar cuando haga acto de presencia en nuestros peques.

  1. La fiebre no es una enfermedad, sino una reacción del organismo para defendernos de infecciones tanto por virus como por bacterias.
  1. La fiebre por sí sola no causa daño cerebral, ceguera, sordera o muerte.
  1. Sólo los niños con predisposición pueden convulsionar por fiebre. Tratarla no va a prevenirlas.
  1. Sólo hay que usar medicamento para disminuir la fiebre si existe malestar o dolor. Tanto el ibuprofeno como el paracetamol tienen la misma eficacia para tratar el dolor. No se conseja alternar o combinar ambos medicamentos. La dosis se calcula con base al peso y no a la edad (consulta siempre al pediatra).
  1. Se desaconseja el uso de fomentos fríos, con alcohol o baños con agua fría para disminuir la fiebre.

 

  1. El cambio debe ser gradual. Comienza quitando algo de ropa si está muy abrigado, dale un baño con agua tibia (un poco menos caliente de lo acostumbrado) y vístelo con ropa ligera.
  1. Mantén a tu peque hidratado. Ofrécele agua simple o algún suero con frecuencia, y de vez en cuando algún zumo de fruta, licuado o papillas para compensar los carbohidratos perdidos.
  1. La fiebre no determina la gravedad de la infección ni su causa, por lo que es muy importante acudir al médico.
  1. Si tu peque tiene fiebre y tiene menos de tres meses consulta de manera inmediata al médico.
  2. Si después de todo esto la fiebre no disminuye y tu peque empeora o presenta alguno de los siguientes síntomas llama de inmediato a tu médico o dirígete a urgencias en el hospital más cercano:
  • Manchas rojas o moradas en la piel.
  • Irritabilidad o llanto excesivo difícil de calmar.
  • Rigidez de cuello.
  • Convulsión o desmayos.
  • Dificultad para respirar.
  • Vómito y/o diarrea persistente y/o muy abundantes que puedan causar deshidratación (lengua seca, falta de saliva, ojos hundidos, etc.).
  • Orina escaza o nula.

Como pueden ver mamás la fiebre por sí sola no es para preocuparse sino para ocuparse, estar alertas y siempre estar en comunicación con el pediatra. Ahora que ya sabes cómo actuar ante su presencia puedes estar ligeramente más tranquila.