All for Joomla All for Webmasters
 

Niños

Niños

Un duelo de emociones para mamá.

El primer día de escuela de un hijo es un choque emocional para mamá, nos emociona que ya es niño grande y ver como inicia una nueva etapa y aventura nos llena de alegría, pero al mismo tiempo nos sentimos nostálgicas porque nos damos cuenta de que ya no es un bebé, ya no es aquel pedacito que cargábamos en brazos, que nos mantenía en vela algunas noches, al que estábamos enseñando a hablar y después a caminar pero ahora verlos correr detrás de las burbujas que el viento aleja por el parque.

Hoy nuestro pequeño se separa un poco de nosotros, y aunque quizá sea más difícil para nosotras que para ellos asimilarlo, debemos mostrar fortaleza para ellos a pesar de tener el corazón apachurrado.

Esta parte de ser mamá es de las más pesadas, o al menos lo ha sido para mi, ayudar a mis hijos a ser independientes es algo que disfruto, enseñarles que son capaces de hacer cosas por si mismos, lo difícil es aceptar cuando lo logran y no me necesitan más. Por eso alentarlos a ir a la escuela, mostrar una sonrisa cuando mis ojos están llorosos y decirles “Te va a ir muy bien, yo vendré por ti más tarde y estaremos juntos de nuevo” es todo un reto. Soltar su mano y verlos entrar por su cuenta mientras agitan su mano para decirme adiós o hacen un pequeño puchero buscando mi cara y lanzarle un beso con una sonrisa da más nostalgia de la que muchas veces estoy dispuesta a aceptar.

Justo mientras escribo esto, siento un nudo en mi garganta. 

Mi consejo es no te angusties, no temas, disfruta de este duelo de emociones, tsu hijos está creciendo, y lo esta haciendo bien y tú estás ahí para acompañarlo en todo momento, para enfrentar con sus temores y vivir sus aventuras, dándole alas para volar y siempre pendiente para atraparlo si cae. 

Al final del día eres su mamá, y su lugar seguro.

via GIPHY